Los niños y el aislamiento social

Fecha: 04/09/2020

La pandemia ha traído muchos cambios en las dinámicas familiares. Muchos papás y mamás se están sintiendo abrumados por las responsabilidades que han recaído sobre ellos; encargarse de las labores de la casa, continuar trabajando desde plataformas virtuales, cuidar a sus hijos y hacer de profesores. Como si fuera poco, a esto se le suma el tiempo que hemos estado en cuarentena, aislados de nuestras familias y amigos. Todos estos cambios han generado mucho miedo, ansiedad, incertidumbre y angustia, tanto en adultos como en niños.

Los niños son quienes más se han visto restringidos; han perdido momentos de recreación al aire libre, contacto con la naturaleza, momentos de libertad, actividades de movimiento libre y espacios de socialización con sus pares. Sus experiencias se han visto limitadas a sus hogares, con pantallas y con los miembros de sus familias. Este cambio ha tenido un fuerte impacto a nivel psicológico. Vemos niños con más dificultades para manejar sus emociones en los últimos meses, niños desmotivados, cansados, más intolerantes e irritables de lo normal y con pocos espacios para desfogar sus frustraciones.

Para ayudar a que nuestros hijos estén emocionalmente bien, la comunicación y la contención emocional son clave. Es importante acoger las emociones de los niños, sobre todo en estos tiempos difíciles, y ayudarlos a identificar cómo se sienten, para que paulatinamente vayan aprendiendo a manejar mejor sus emociones, de la mano de un adulto que los ayude a regularse. En este proceso, son también muy importantes la validación de emociones y que los adultos sean capaces de acompañarlos con amor y respeto.

Desde casa, podemos continuar propiciando que los niños tengan experiencias positivas durante esta difícil etapa de aislamiento social para que sea una situación más llevadera. Se recomienda hacer juegos y actividades en familia que promuevan la comunicación, los vínculos y el disfrute. A continuación, pueden encontrar una lista de recomendaciones:

  • Búsqueda del tesoro
  • “Charadas”
  • “Tutti Frutti”
  • Manualidades
  • “Canta y gana”
  • Hacer slime
  • Cantar/bailar
  • “Veo veo”
  • “Ritmo a Gogo”
  • Ver películas o videos
  • Armar legos o rompecabezas
  • Hacer collages con recortes de revistas
  • Preparar postres
  • Juegos de mesa
  • Hacer deporte, yoga o mindfulness

Recordemos que los niños pueden tener buenos y malos días, al igual que los adultos, y que esto no significa que tenemos que preocuparnos y buscar ayuda profesional de manera inmediata. Estamos todos dando lo mejor de nosotros para salir adelante en medio de esta crisis. Será un largo proceso de adaptación que cada uno vivirá a su propio ritmo y es necesario que esto sea respetado. Apoyemos dándoles calma y seguridad para que estén tranquilos y se sientan protegidos por nosotros.

Juzguemos menos, y acompañemos, escuchemos y calmemos más.

 

Muriel De Barbieri
Psicóloga clínica
C.P.P. 21038
@crianza_conjunta